¡Te agendejaste!

Increíble que sigan existiendo personas que se sorprenden porque les pides su correo para agendar una cita. 4 tips de un superagendador