Para mayor información favor de escribirnos a nacional@smes.mx

Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales 2018. Todos los derechos reservados. ©

5 cosas que nadie te cuenta de ser emprendedor

Estamos en la era del emprendimiento, no sólo eso, sino que también estamos en la era de los millenials, aunque a muchos no les guste, lo cual hace que todos los que estamos hartos de los salarios no competitivos y empresas que no ofrecen un balance de vida digno nos entre el “bichito” de emprender.


Ahora, el emprendimiento es una experiencia increíble y única que puede llegar a enamorar hasta al más escéptico. Sin embargo, la mayoría de las veces se habla del emprendimiento de una forma tan perfecta, utópica y atractiva que se cae en el romanticismo y se pierde la verdadera esencia de lo que significa ser emprendedor: trabajar.


Lo dice alguien que cayó en la “trampa”. El emprendimiento no es lo que nos vende la sociedad, no es una vida de glamour eterno y por lo mismo no esta hecho para todos. Si leer esto no te asustó y aún quieres darle vida a tu idea te traigo las 5 cosas que nadie se digna a avisarte de la vida del emprendedor.


1-Vas a trabajar más que en cualquier oficina.


Es cierto. Eres el jefe y la gran mayoría de lo que genere la empresa, si siquiera genera, va para tu bolsillo. Pero ser el jefe también implica que al menos al principio vas a ser el que más trabaja, y espero que siempre hayas tenido respeto por las otras carreras porque no tener empleados también significa que, aunque tengas una licenciatura en administración, vas a tener que volverte mercadólogo, vendedor, encargado de limpieza, psicólogo, diseñador, etc.


2-Todo el mundo va a querer regalado tu trabajo.

Vas a matarte trabajando en tu producto o servicio, mentalmente vas a llevar meses pensando en cómo todo el mundo no sólo va a felicitarte por empezar tu empresa, sino que van a querer tu producto porque es muy bueno y cómo hasta lo estás dejando barato para como está el mercado. Todo para que cuando llegue el gran día todo el mundo te eche las palabras más odiadas de un emprendedor: “¿Y cuánto para los amigos?” o “¿Por qué me cobras si somos familia?”.


3-Te vas a perder todos los “juebebes”

Y muchas reuniones, ir a comer a restaurantes elegantes, salidas de antros, obras de teatro, etc. La realidad es que no vas a estar recibiendo al principio un ingreso fijo como la mayoría de tus amigos, tampoco tendrás un horario fijo de trabajo y cada peso que generes tendrá que ir a cubrir tus gastos mínimos y a hacer crecer la empresa.


4-Te vas a dar cuenta que no todo el mundo es emprendedor.

Elige muy bien a tus socios, pueden ser tus mejores amigos o personas a las que les propusiste asociarte porque siempre los viste “muy movidos” en la escuela o el trabajo. No dudo que esas personas sean muy buenas trabajando, por algo los invitaste en primer lugar, pero ten en cuenta que la vida del emprendedor no es para todos y aunque sean buenos elementos para el mundo académico o laboral, no significa que tengan el “chip” de hacer los sacrificios extras de un emprendedor.


5-Va a valer la pena.

Ser emprendedor implica sacrificios y esfuerzo, no todo el mundo va a acabar la carrera. Nadie tiene garantizado que su empresa sea un caso de éxito, y aunque lo sea tampoco tienen garantizado que perdurará como tal. Lo que si te puedo prometer es que sin importar si tu empresa triunfa o fracasa te va a cambiar irrevocablemente tu forma de pensar y trabajar.


Te vas a volver multifuncional, vas a aprender que tu activo más importante es el tiempo, vas a tener una experiencia y enfoque superior a la de alguien de tu edad, te darás cuenta que por el solo hecho de haberlo intentado sobresales ante los demás.


Ser emprendedor no es tener una empresa, ser emprendedor es estar dispuesto a trabajar y sacrificar hasta lograr los sueños.

39 vistas