Cosas que aprendí en octubre.

En 2018 tuve el honor de ser seleccionada como 1 de los más destacados emprendedores latinoamericanos. Este reconocimiento me llevó a ser parte de un programa de alto rendimiento del gobierno federal de Estados Unidos y a formar una alianza con la Universidad de Chicago. Esta ha sido, por mucho, una de las mejores experiencias de mi vida, y mi mejor experiencia profesional. De las cosas que he seguido aprendiendo, dejo estas notas.





Aprendí que América Latina y el Caribe son dos regiones preciosas llenas de riqueza social, ambiental, cultural y profesional. Mientras hemos puesto nuestros ojos en Europa, Norte América y Asia, Latinoamérica y el Caribe hemos desarrollado generaciones muy preparadas con consciencia social y mucha creatividad emprendedora.


Que el emprendimiento alcanza un muy alto potencial si toda la comunidad respalda los negocios locales, a los jóvenes, a los empresarios y da preferencia a los modelos de emprendimiento social. Aprendí que las generaciones que actualmente convivimos en el mundo profesional del emprendimiento social, estamos atestiguando nuevos paradigmas alrededor del bienestar social, con apoyo a los artesanos, los pequeños productores y una vida pública más democratizada. Y que somos cada vez más grandes como grupo y como emprendedores los que estamos apostando por el emprendimiento social.


Aprendí que el mundo está lleno de personas asombrosas con ideas increíbles y ganas de colaborar. Incluso quisiera compartirles algo que retomo de un amigo de Argentina:

“si queremos sacar a nuestros países adelante, tenemos que compartir lo que sabemos para que otros también vayan lejos”.

Y eso aprendí en octubre, que a veces llegamos lejos para podernos inspirar y motivar, para poder transmitirlo a otros. Que a veces son otros quienes llegan lejos y de ellos hay que inspirarse y motivarse,


En octubre aprendí que la aportación más valiosa de un emprendedor a la comunidad está en sus ganas de no rendirse. Que el lugar donde nacimos es un paraíso y hay que honrarlo siendo emprendedores sociales de alto nivel.


Aprendí que la suma de las decisiones que tomamos nos llevan a este momento, que todo es posible si confiamos en nosotros y en los demás. Que llegar lejos no es un premio, sino la responsabilidad moral de apoyar a otros a encender su luz como profesionistas agentes de cambio. Esta es, creo, que la cosa que más me transformó en este viaje: las ganas de sumar con otros y de alegrarme por el triunfo de mis compañeros emprendedores.


No quiero decir que antes no me alegraba, sino que ahora percibo que el éxito de los demás es una forma pequeña de tener éxito yo también, y que mi éxito es una forma pequeña en la que mi comunidad prospera. Que ser abundantes en ideas y oportunidades es un camino lleno de satisfacciones en donde podremos demostrar que todos podemos llegar a donde queramos si nos apoyamos.


Estando en Chicago, aprendí a aceptar que vivo lo que me corresponde y sentirme feliz con lo que experimento, que merecemos las cosas fabulosas que vivimos y que podemos convertir todas las adversidades en razones para seguir luchando –esto se lo agradezco enormemente a mi gran amiga venezolana.


Este viaje profesional me abrió las puertas a una nueva versión de mi misma, en donde me siento preparada para llegar tan lejos como quiera, con nuevas herramientas y una perspectiva renovada que me permite entender que si realmente queremos que este mundo sea diferente, que si queremos que vivamos con mejores condiciones sociales, ambientales y laborales tenemos que tomar las oportunidades que se nos presentan, exprimirlas y llevar esos beneficios no solo a nivel individual, sino colectivo.


Esta experiencia de octubre me hizo reafirmar que ser emprendedor social es un compromiso personal por una vida plena, pero es, también, un compromiso con todas las personas que han hecho posible que hoy esté donde estoy.


Porque este viaje me permite seguir honrando el hecho de ser una emprendedora social latinoamericana, y sobre todo, refuerza mi compromiso y convicción de que #AMéxicoLoCambiamosNosotros.
18 vistas

Para mayor información favor de escribirnos a nacional@smes.mx

Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales 2018. Todos los derechos reservados. ©