De una historia romántica a una historia real.

Una vez alguien me dijo “Emprender no es para cualquiera” y efectivamente es para quienes forjan un sueño y luchan por conseguirlo.


Hoy en día el panorama de emprendimiento en México nos muestra que 3 de cada 10 emprendedores, arrancaron su negocio por necesidad. Sin embargo, durante el transcurso de su crecimiento se adopta el interés por crear un impacto en la sociedad y trae consigo el emprendimiento social.


El emprendimiento social nace a partir de detectar una urgencia que desemboca en algunos problemas en la sociedad. A pesar de que ha tomado fuerza esta tendencia ha existido situaciones que sólo se quedan en papel y no dan el brinco a la trascendencia.


Actualmente el salto a la trascendencia podría parecer más sencillo que antes, la inclusión de tecnologías ha facilitado el desarrollo de nuevas soluciones que permite la escalabilidad más rápida a la que hubiéramos imaginado, aportando soluciones innovadoras a los problemas sociales sin caer en la necesidad de una exclusión a los métodos culturales.


Por ejemplo, desde impresión de prótesis 3D, algoritmos e inteligencia artificial para ciudades inteligentes, situaciones medioambientales, acceso a servicios básicos en diferentes regiones del mundo hasta acceso a internet en lugares inesperados, entre otras aplicaciones.


Por lo tanto el emprendimiento social se vuelve cada vez más completo, visualiza la solución a un problema social, apoya sectores vulnerables y ahora debe encontrar el balance en la aplicación de tecnologías para soluciones innovadoras y con ello lograr la escalabilidad que busca un emprendimiento: impacto social.

125 vistas

Para mayor información favor de escribirnos a nacional@smes.mx

Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales 2018. Todos los derechos reservados. ©