El mundo cambia con tu acción, no con tu opinión

A diario me tengo que responder a mi mismo el verdadero motivo por el cual no cierro mi cuenta de Twitter, si bien es una herramienta maravillosa para estar informado, también se ha convertido en un espacio donde la gente pasa a quejarse, de todo y de nada, todo el tiempo. Para mi esas quejas me recuerdan por qué hago lo que hago.

Lo resumiré con dos frases que me encantan, ambas dichas por personas cuya opinión es avalada por su acción. La primera de ellas, la que inspiró al título de esta publicación.

"El mundo cambia con tu ejemplo, no con tu opinión" - Paulo Coelho

Vivimos en un país donde quejarse y culpar a alguien más se ha vuelto nuestro pan de cada día, basta ver a nuestro presidente en las mañaneras. Para quienes hacemos algo por México y por el mundo, nos resulta bastante incongruente y aveces incómodo ver que la mayoría de la gente que se queja de algo, no hace nada al respecto por solucionarlo. Inclusive en su mayoría también, las quejas son para responsabilizar a alguien más sobre aquello que les incómoda.

Si bien, rara vez vemos propuestas en lugar de quejas, es porque quienes están solucionando los grandes problemas del país se encuentran inmersos trabajando en solucionarlos y no destinan tiempo a quejarse de ellos. Si no me crees a mi ve la TedTalk donde Ernesto Sirolli habla al respecto de ello. Y si no tienes tiempo de verla toda, ve del minuto 7:00 al minuto 7:40.

Para cerrar el tema de la frase de Paulo Coelho, hablaré sobre lo que para mí es congruencia. La cual es tan sencilla como que hacer tus palabras vayan en el mismo sentido que tus acciones, al revés también aplica. Por tal motivo, al principio escribí que ambas frases son avaladas por la acción de quienes fueron tomadas.

La segunda frase que me da paz, pero sobre todo es la que guía mi propósito de vida, tiene que ver con el siguiente nivel de evolución e involucramiento del ser humano para tener un mejor mundo.

"Enamórate de un problema, no de la solución" - Uri Levine Co-Fundador de Waze

Y dicho sea de paso, antes de hablar de ella, si alguna vez alguien te ha dicho o lo has escuchado decir que es su frase, pídele que le dé crédito a Uri Levine.

Lo que se me hace mágico de esta frase lo resumo con la interpretación que le dio mi mentor, Nayo Escobar, cuando se la platique en una entrevista que me estaba haciendo para su programa Entrevistas Hechas Canciones.

"Cuando te enamoras de un problema no cesas hasta encontrar una solución" - Nayo Escobar

Y cuánta lógica tiene eso, recordemos que a Thomas Alva Edison le tomo mil intentos inventar la bombilla eléctrica que conocemos al día de hoy, lo que quiere decir que él no cesó en arreglar el problema del que estaba enamorado, hasta que encontró la solución correcta.


Personalmente estoy convencido del trasfondo que conlleva la frase de Uri Levine, y no solo porque crea en ella, sino porque yo mismo soy ejemplo de haber tenido emprendimientos cegados por el amor de una idea, mismos que no pasaron el famoso "valle de la muerte". Sin embargo en mis emprendimientos donde me he dejado guiar por el amor de un problema o como le decimos en LIDEA, el pinche problema mamón que quiero resolver porque me hierve la sangre (PPMQQRPMHLS), la historia ha sido muy diferente e inclusive muy benévola a favor de los mismos.


Para cerrar esta publicación y no perder el hilo, personalmente considero que la característica más marcada de los emprendedores sociales, de aquellos a quienes he tenido el gusto de admirar, conocer y en algunos casos guiar, es el amor a un problema, pero un amor tan fuerte y pasional que los hace sentirse lo suficientemente incómodos, que los obliga a actuar, porque están muy conscientes que de solo quejarse el problema no se resolverá. ¡Se tienen que involucrar!


¿Tú ya te sentiste incómodo?

Para mayor información favor de escribirnos a nacional@smes.mx

Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales 2018. Todos los derechos reservados. ©