Haz lo que amas, ama lo que haces.


Sonríe

(Como el huevito que ama ser huevito y no pollito)



Y lo digo en serio, suena muy cliché y lo que quieras, pero una vez que encuentres esa pasión que te mueve y te hace compartir algo de ti que te hace sentir orgulloso, ya la hiciste... O al menos iniciaste conociendo esa parte de ti: Tu motor.



Desde muy pequeño tuve una relación muy estrecha con el arte y el diseño, Siempre tuve a la mano un cuaderno, colores, pinturas y cualquier cosa que me permitiese sacar de mi mente las ideas; esto era lo que me mantenía soñando, y lo que actualmente me mantiene despierto. En casa nos inculcaron a hacer lo que nos apasiona. En 2009, a mis 17 años, me mudé de Montemorelos a Monterrey, (Montemorelos está a 80 km el sur de Monterrey). Lo que entendí después de cambiar de rutina, de amigos, de estar fuera de casa, lejos de mis padres fue que esas lecciones y valores aprendidos, me sirvieron de mucho para no quebrarme, y sacar a flote mis virtudes, mucha perseverancia para alcanzar mis metas, todo lo hacía con la misma pasión como lo hacía desde pequeño. De nuevo volví a alejarme de mi familia, ahora a 9000 km. ¿Saben lo que me mantuvo siempre constante siendo mi mejor versión? Conocer mi pasión, el hambre infinita de aprender y sobre todo no perder mi naturaleza en las mejores y peores situaciones. Nunca perdí esa particularidad que me hacen increíble.


En palabras de Steve Jobs:


“La única forma de hacer un trabajo genial, es amar lo que haces”.


Gracias Steve, ¿Qué tal si la dejamos así?:


“La única forma de vivir genial, es amar lo que haces”.

*¡Sonríe!*


Viernes 14 de septiembre de 2018, y sigo haciendo lo que amo. Y amando lo que hago. Si prefiero salir a tomar un par de fotografías a los árboles y la ciudad: lo hago. Si prefiero salir por una cerveza: lo hago. Si prefiero quedarme en casa: lo hago. SI LES QUIERO COMPARTIR MI HISTORIA Y MI PERSPECTIVA DE LO IMPORTANTE DE CONOCER NUESTRAS FORTALEZAS, SONREÍR Y AMAR: Lo hago.


Hay una frase que uno de mis profesores de quinto de primaria nos decía casi diario, “nada de ‘así se va’; hágalo bien”. Ahora me hace mucho sentido, yo nunca hice las cosas solo por hacerlas, por tenerlas listas, debías asegurarme que estaban bien hechas y superaban mis expectativas. De esta manera me demostraba que había canalizado todas mis ideas en acciones que amaba.


Cuando acabes de leer éste texto, ve y párate frente al espejo. Sonríe y piensa en las friegas que te has puesto para llegar a donde estás. Pregúntate si quieres continuar así. ¿Ya te agradeciste por todo lo que haces por tu comunidad, por ti?. ¡HAZLO!


:)


¡Hasta luego, buen día!

0 vistas

Para mayor información favor de escribirnos a nacional@smes.mx

Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales 2018. Todos los derechos reservados. ©