Para mayor información favor de escribirnos a nacional@smes.mx

Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales 2018. Todos los derechos reservados. ©

Intraemprendimiento: otra cara del emprendimiento social

Como su denominación sugiere, el intraemprendimiento comprende las acciones y la implementación de la innovación dentro de una empresa a través de técnicas de innovación y renovación inherentes al perfil emprendedor. Normalmente, nos vamos con la idea de que el emprendedor es el que abre una empresa -que sería la antesala del empresario; sin embargo, el emprendedor es ( basado en sus definiciones) aquella persona que se caracteriza por su actitud, aptitud e iniciativa para tomar una oportunidad.



El intraemprendimiento social puede ser una de las maneras más efectivas hacia la innovación.


En un grupo de trabajo, por ejemplo, dentro de una organización o en una empresa, un emprendedor puede ser un elemento crucial para la toma de decisiones encaminadas a crear valor constante desde el modelo de negocio. El mundo actual, empuja a las compañías y asociaciones sin fines de lucro a perseguir nuevos canales para llegar a sus públicos meta.


Esta necesidad de estar en constante reformulación de su propuesta genera un mercado dentro de los equipos de trabajo para los emprendedores. Si sumamos a esta necesidad latente y creciente de talento innovador, la realidad social del mundo, nos encontramos con que, a nivel global, el emprendedor social tiene un espacio dentro de las oficinas para apoyar en la transición hacia un momento empresarial, comercial y organizacional en donde son urgentes las aplicaciones de estrategias sociales y medioambientales que permitan adaptarse a los tiempos que vivimos.


Le llamaré a este momento, el tiempo del intraemprendimiento social.

¿Y qué ofrecemos los emprendedores y las emprendedoras sociales al mundo laboral? Ya sea en la iniciativa pública o privada o en las organizaciones de la sociedad civil (OSC), el perfil de una persona que es emprendedora social, aporta una serie de perspectivas que permiten a los grupos que las acogen, comprender y adoptar mecanismos que cumplan varios fines -u objetivos.


El primero de ellos es resolver la pregunta cómo generar valor social. Sobre todo en las empresas (iniciativa privada), tenemos, hoy, todavía y por más tiempo hacia el futuro inmediato, que generar mecanismos de transición de los esquemas tradicionales -meramente orientados a ganancias y/o resultados- por alternativas viables (económicamente hablando) para ofrecer modelos empresariales con impacto social positivo.


Otro de las preguntas a reformular es cómo incorporar en la cadena de transformaciones a los colaboradores, los proveedores, los usuarios, clientes y beneficiarios para ir consolidando una cultura que adopte y prefiera a las empresas sociales y su propuesta de mercado. Incluso aquí podría caber la pregunta cómo saber si la organización en cuestión genera bienestar social (o beneficio social o impacto social positivo).

Porque uno de los riesgos, probablemente hable de eso en otra opinión, es la alta posibilidad de tener que decir adiós rotundo a las tradicionales organizaciones, para dar paso a nuevos modelos que se alineen a lo que la sociedad va prefiriendo y a los productos que los clientes / consumidores priorizan hoy día.


Un tercer objetivo viable para resolver desde el intraemprendimiento social es la generación de vías de comunicación legítimas que sirvan, al mismo tiempo, de mecanismos de accountability o transparencia con el mercado meta, la audiencia meta y/o los beneficiarios de las innovaciones que se buscan generar. El intraemprendimiento social busca soluciones, también, al problema de cómo comunicar de la mejor manera con todos los <stakeholders> o actores involucrados .


Incluso, se puede hablar desde la perspectiva de las OSC, sobre nuevas formas de generar fondeo, de acceder recursos y de generar sustentabilidad económica desde el alto impacto social.


Hay, evidentemente, más de cuatro aspectos a considerar dentro de las razones por las cuales las organizaciones (empresariales o no empresariales) se benefician ampliamente de incorporar emprendedores y emprendedoras en sus equipos de trabajo. incluso, hay cada vez más razones para incorporar perfiles de emprendedores sociales en estos equipos, y por estas preguntas a resolver u otras, la realidad nos enseña que el mundo ya cambió y el emprendimiento social es una propuesta de valor tangible hacia una nueva forma de innovar.


Cierro con una frase que me gusta mucho del Ex CEO de General Electric, Jack Welch, que dice <Cambia antes de que tengas que hacerlo> y, afortunadamente, es momento de afianzar ese cambio de paradigma hacia espacios laborales cargados de intraemprendimiento social.


La frase dice "cambia antes de que tengas que cambiar" del Ex CEO de GE




102 vistas