Si es "no lucrativo" no es emprendimiento social

Lo siento por lo intenso del título pero ustedes se merecen estar bien informados, la lógica del emprendimiento social es que sea lucrativo, un emprendedor social merece lucrar económicamente para poder vivir de su empresa social.


El objetivo de este artículo es informarte a ti de lo que es y lo que no es el emprendimiento social, para que no te vean la cara, y puedas apoyar a aquellos que están realmente cambiando a México con un propósito claro.

Para iniciar, quisiera compartirte la definición de emprendimiento social que se definió de parte de la Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales (SMES):

Organización que busca generar utilidad y crear impacto social como propuesta de valor.

Como bien dice la definición, es una organización que busca generar utilidad, lo cual en la formula más sencilla, se refiere a: VENTAS - GASTOS = UTILIDAD


No hay utilidad sin ventas y si vendes para generar utilidad eres lucrativo, lo que quiere decir que "no lucrativo" es igual a no emprendimiento social. El modelo económico de una organización sin fines de lucro depende de donativos, fondos, colectas y eventos de recaudación. ¿Cuántos "emprendedores sociales" conoces que solo hacen cosas buenas pero no venden nada? ¡exacto, no son emprendedores sociales!


Hasta aquí se resuelve de manea clara el título de la publicación. Pero entremos a detalle en la definición, si crear impacto social es la propuesta de valor de la empresa social, entonces ¿para qué es lucrativa? las ganancias dentro de una empresa social son la herramienta que se utiliza para resolver los problemas socio-ambientales, ayudando así a mejorar el bienestar de los beneficiarios. Para dejarlo claro también...

Si "no genera un impacto social positivo" no es emprendimiento social

¿Cómo saber si genera un impacto social positivo? Sencillo, cuando la razón de ser de dicha empresa es resolver uno o más de los objetivos del desarrollo sostenible (ODS) de la ONU y demuestra que se puede medir el impacto que genera.


Hay quienes confunden también el término de emprendimiento social con empresas socialmente responsables, pero existen grandes diferencias entre ambas, se las comparto para que quede más claro.


La principal diferencia es que el motivo de creación de una empresa que es denominada socialmente responsable no es la responsabilidad social, de hecho muchas lo utilizan solo como estrategia publicitaria para aumentar sus ventas o bien no disminuirlas, porque es algo que el mercado valora cada vez más. Sin embargo, la mayoría de estas empresas dispone los recursos financieros a sus proyectos de responsabilidad social cuando sus objetivos de utilidad han sido cumplidos.


En resumen y para concluir esta publicación, una empresa social es aquella organización que tiene la capacidad de balancear el generar impacto social con generar utilidad para el/los emprendedores.


De todo corazón espero que lo que escribí te sirva para distinguir que es y que no es una empresa social, y que cuando te topes con alguien que se dice ser emprendedor social puedas tener claridad entre si realmente lo es o solo está aprovechando el momento para pavonear. No dejes que te vean la cara, o que le vean la cara a los demás, no permitas que la nobleza del emprendimiento social decaiga por la falsa implementación de unos cuantos.


Y por último, si leíste esto y te haces llamar "emprendedor social" pero no cumples con los dos aspectos clave, puedes corregir el rumbo o dejar de utilizar el término como tal.

Si quieres saber con mayor profundidad lo que es el emprendimiento social, te recomiendo leer el libro de Juan del Cerro "El Emprendimiento Social" el cual puedes descargar de manera gratuita aquí.

Para mayor información favor de escribirnos a nacional@smes.mx

Sociedad Mexicana de Emprendedores Sociales 2018. Todos los derechos reservados. ©